Labels

9 ene. 2012

Raquel Esteban - Todo queda en Familia


Verles llegar, aumentaba mi deseo. No veía la hora de que nuestras citas “especiales” llegasen.

Nada más bajar del coche, se dirigieron a la entrada de la casa, dónde les recibí con una sonrisa afectuosa. Ella era preciosa, para qué negarlo, aunque fuese la amantísima esposa de mi hermano, poseía unos de los cuerpos más voluptuosos y deseables que había probado en mi vida. Por eso me estanqué en mi esposa, y en ella…

-Estás preciosa- Dijo Jasper acariciando levemente uno de sus senos.

-Gracias cuñado- Devolvió ella el saludo rozando su entrepierna.

Entraron a la casa, y Jasper tomó del brazo a su hermano haciéndolo volverse.

-Tú estás muy apetecible- Le dijo pasando su lengua por los labios de Edward.

-Mmmm y tu muy duro- Respondió cogiéndole la polla por encima del pantalón.

Llegaron al dormitorio principal, dónde una cama de enormes proporciones les esperaba como siempre, ávida por contener sus cuerpos.

Se quedaron a los pies de ésta, y comenzaron a jugar con sus lenguas, las mezclaron entre los tres, con lascivia, dejando que sus salivas entrasen en las bocas de los otros con avidez. Se sobaron, apretaron las tetas de Bella y sus pollas, alternando las manos en una batalla por tocar más que el otro. Tardaron poco en deshacerse de las ropas, y continuar con sus sobeteos y metidas de mano entre los tres.

Mientras mordían, chupaban y succionaban sus lenguas, sus dedos no demoraron en buscar cualquier orificio digno de ser penetrado. Bella agarró las pollas de ambos, y comenzó a masturbarlas. Levantó sus manos y las dirigió a las bocas de los hombres, las lamieron con ganas, se las dejaron muy mojadas y salivadas, y ella tomó de nuevo sus pollas que ahora resbalaban por sus manos. Edward dirigió una de sus manos al coño de su mujer, mientras que Jasper lo hizo en el culo.

En pocos minutos Bella estaba abierta de piernas con dos duras y erectas pollas en sus manos, su coño chorreando y su culo abierto. Separó las bocas de los hombres de sus duros pezones, y se dirigió a un sillón, dónde se sentó poniendo cada una de sus piernas sobre los brazos de éste, dejando en perspectiva un jugoso coño abierto y húmedo.

-Quiero lengua- Ordenó

Los hombres se pusieron a cuatro patas, y gatearon hasta llegar al húmedo coño de bella. Edward lo lamió de abajo arriba, dejando que la frialdad de su lengua hiciese estragos en el coño de su mujer. Jasper abrió más el coño de ésta, para que Edward lamiese a sus anchas. Y lo hizo a conciencia, mordiendo el clítoris de su mujer haciéndola jadear, lamiendo sus labios inferiores y succionándolos, tirando de ellos mientras ella le tiraba del pelo presa de un placer incontenible. No había nadie mejor que su marido comiéndola el coño.

Mientras Edward metía su lengua y follaba a su mujer, Jasper le retorcía y lamia los pezones. Edward levantó el culo de su mujer, y salivó el ano de ésta, metiéndola su lengua entera, mientras tres de sus dedos le follaban el coño. Bella ya se había abandonado al placer, y se dedicaba a retorcerse como una posesa. Jasper tocó el hombro de Edward, reclamando su turno de lengua. Le cedió el sitio, y comenzó la tarea de morder y succionarla los pezones y de besarla profundamente, mientras Jasper, azotó el coño de Bella, provocando alaridos en ella.

-¿Te gusta putita? Dime, ¿Te gusta esto?- Preguntaba mientras le daba azotes en el coño alternándolos con profundas lamidas que dejaban un reguero de saliva, que succionaba gustoso. Permaneció varios minutos con el mismo ritual, mezclando su saliva con los jugos de Bella, sorbiendo y tragándose los húmedos orgasmos de esta. Cuando se corrió cuatro veces, los dos se separaron y cogiendo sus pollas frente a ella, comenzaron a besarse profundamente, mostrando unas lenguas ávidas de deseo.

-Cariño ¿A quien se la vas a chupar primero?- Preguntó ronco Edward
-A ninguno- Respondió seductora Bella. - De hecho, vas a ser tú quien se la chupe a Jasper- Dijo lasciva.

Jasper se giró, y Edward se puso de rodillas frente a él, tomando su dura polla y metiéndosela hasta el fondo, por lo que Jasper soltó un gruñido de placer. Cogió la cabeza de Edward, y sin nada de dulzura comenzó a follarle duro la boca. Edward se dejó follar, limitándose a coger a Jasper de las caderas y a apretarle las nalgas.

-Chupa, así cabrón, así… ahhh diosss, chúpamela si sii mmmm me encanta tu boca joder- Decía un muy cachondo Jasper. Mientras Edward se relamía pasándole su lengua rápidamente por la húmeda punta de la polla de Jasper, tragando su líquido y volviéndola a llevar hasta el fondo, ayudado de una de sus manos retorciendo y apretando sus huevos.

Bella se masturbaba, viendo como su marido le comía la polla a su cuñado. No había nada que le excitase más, que verles tener sexo. Su marido era bueno con la boca, sabía lo que estaba sintiendo Jasper, entendía que se retorciese de placer mientras su polla era devorada por la experimentada boca de su marido.

-Tu turno Jasper, pero ésta vez, que sea el culo de mi marido- Volvió a ordenar una jadeante Bella.

Edward se tumbó en la cama de espaldas a esta, y Jasper le colocó una almohada bajo el culo, levantándolo hasta tener una buena perspectiva del abierto y apetitoso culo de su hermano.

-Quiero que me lo llenes de tu lengua- Jadeó Edward

Jasper pasó su lengua rápidamente, escupiendo en el ano de su hermano, llenándolo de su saliva, mientras hacía círculos con su lengua alrededor de este, mojándolo, sorbiéndolo. El culo de su hermano le encantaba, fantaseaba con el algunas veces, la facilidad con la que dilataba y acogía gustoso su dura polla. Metió dos dedos, uno siempre era insuficiente para el glotón culo de su hermano. Pasaron a ser tres en cuestión de segundos.

Sabían que entraba el puño entero, ya lo habían comprobado otras veces, pero no en esta ocasión. Siguió dilatándoselo mientras le follaba con los dedos y se lo chupaba. Bella se posicionó al lado de su marido, con un arnés en su cintura. La polla de látex, tenía unas dimensiones considerables, y Edward se relamió gustoso al verla.

-Chúpamela- Ordenó Bella

Y La metió en la boca de su marido mientras los dos se miraban a los ojos. Edward deslizó un dedo al coño de su mujer mientras le guiñaba un ojo y le daba su media sonrisa. Bella le correspondió mientras follaba la boca a su marido. Cuando la dejó empapada la retiró y se posicionó delante de su culo, retirando a Jasper.

-¿Cómo lo quieres? Pregunto Bella frotando la entrada de su marido con la punta de la polla

-Duro- respondió un ronco Edward

-Sujétale las manos- Pidió a Jasper, y éste se las agarró por detrás de la cama.

Bella metió el dildo hasta el fondo de una estocada, dura y salvaje. Edward rugió como un león agresivo mientras le abrían el culo. Bella no aflojó, sabia que a su marido le gustaba el sexo duro, asi que imprimía toda la fuerza que su humanidad le daba en cada estocada. Le agarró de las piernas, abriéndoselas todo cuanto le fue posible, y amarrándole la polla, se la machacó a la misma velocidad que imprimía en sus estocadas mientras que su otra mano apretaba y retorcía sus huevos. Cuando la polla de Edward empezó a gotear, llamó a Jasper.

-Siéntate en su polla. ¡AHORA!- Le gustaba ordenar, disfrutaba y no lo disimulaba.

Jasper se sentó de espaldas a ella en la polla de Edward, taladrando su ano y amarrándose del pecho de Edward comenzó a cabalgarlo rápido. Edward soltaba alaridos y rugidos completamente ido de placer. Su mujer le rompía el culo y su hermano devoraba con el suyo su polla. Chocaron sus bocas devorándolas y suavizando los rugidos y jadeos de ambos, Bella siguió follándole el culo a su marido, hasta que notó que éste te iba a correr y volvió a dar ordenes.

-Jasper, bébetelo-

Jasper salió del culo de Edward y se agachó hasta meter la polla de este en su boca y comenzó a succionar. Edward iba a romper no tardando mucho, y Bella se tumbó dejando su boca a la altura de la polla de Jasper, y este no dudó en darle su corrida a ella. Ambos tragaron la deliciosa y fresca leche lamiendo las pollas y dejándolas vacías y brillantes.

Los dos hombres se levantaron y Edward tomó de las manos a su mujer, poniendo a ésta de pie y comiéndole la boca.

-Tu turno querida- Le dijo entre sus labios mientras la giraba.

-¿Te suena el Chu cu chú? Preguntó divertido Jasper mientras ponía dura su polla de nuevo

Edward comenzó a acariciar los pechos de su mujer, apretando sus erectos pezones y lamiendo su cuello. Pronto Bella, notó la polla dura de su marido golpear su culo.

-Amor, quiero que me folles el coño- Gimió ella

-Después mi vida, después- La besó Edward mientras la inclinaba y la hacía apoyar sus manos en la cama.

Bella notó como su marido acariciaba su ano con un dedo húmedo, y comenzó a contonear sus caderas. Edward lo dilató con otro dedo más, y comenzó a introducir lentamente su polla. Le encantaba el estrecho culo de su esposa, de hecho, era lo que más le hacía disfrutar. El jugoso y estrecho culo de su mujer.

-¿Así cariño?- Preguntó mordiéndole el lóbulo de su oreja

-Ahaaa- Gimió ella

Y Edward comenzó a bombear el culo de su esposa, incrementando el ritmo, no queriendo dañar a su aún humana esposa. Pronto Jasper se unió a la pareja, abriendo en canal el culo de su hermano, y estoqueándolo de una profunda embestida. Bella notó el incremento de velocidad, no había nada como dos vampiros empujando. Ella se volvía loca gritando y jadeando mientras los dos hombres emitían gruñidos.

-Rómpemelo amor- Pedía ella

-Mmmm a tus ordenes preciosa- Respondió ronco Edward mientras hacía girar su polla en el culo de su mujer y embestía fuertemente acompasando a su vez, las estocadas que un frenético Jasper le clavaba.

-Diosss voy a correrme Bella.. Ohh diossss me encanta Jasper, más duro más fuerte más masssssssssssssss-

Sacó la polla de su mujer al mismo tiempo que Jasper lo hacía de el, y tumbando a Bella sobre la cama, ambos la rociaron con su semen. Llenaron su cuerpo con sus fríos chorros, hasta que le pasaron las pollas y ella las limpió con su lengua, tragándose las últimas gotas que quedaron en ellas.

Edward tomó un pañuelo negro y tapó los ojos a su mujer, mientras Jasper le ataba las manos al cabecero de la cama.

-¿Qué hacéis?- Preguntó una excitada y preocupada Bella.

-¿Confías en mi, cariño?- Preguntó a su vez Edward besándole dulcemente los labios.

-Claro que sí- Aseguró Bella devolviéndole el beso.

-Entonces, disfruta mi vida- Dijo Edward pasándole la mano delicadamente por la mejilla.

Bella notó una polla en su boca. Pensó que sería Jasper, y luego lo confirmó al notar la experta lengua de su marido haciéndole maravillas a su coño. No tardó en arquearse y a gemir con la polla de Jasper en su boca. Edward follaba su coño con la lengua y con un par de dedos su culo y Bella notó retorcerse sus pezones.

Sintió que la boca de su marido se alejaba y emitió un gruñido enojada, y Edward se inclinó a besarla sonriendo.

-Tranquila amor, tendrás más-

Bella devolvió gustosa el beso a su marido, entrelazando sus lenguas, succionándolas cuando sintió una polla entrar en su coño. Iba a protestar pensando que era Jasper y no Edward quien la follaba, cuando al separarse notó dos pollas pelear por entrar en su boca. Extrañada la abrió mientras la estoqueaban el coño. Pronto el placer sustituyó a la preocupación y se dedicó a chupar las dos pollas que le ofrecían.

Distinguió los gruñidos de su esposo y los de Jasper pero no los de un tercero, el que le bombeaba el coño.

-Noto… una polla distinta- Dijo entre jadeos -Mmmm asi perro así…mmm ahhh MAS DURO PERRO!- Ordenó Bella mientras arqueaba sus caderas clavándose más la polla.

Sacó las pollas demandando aire, y notó el aliento de su marido en su boca

-Así preciosa, ohhh muévete asii diosss Bella sigue cariño, mueve tu cuerpo- Pidió Edward con voz ronca y excitada mientras lamia los labios de su mujer.

Y Bella demandó más rapidez, más dureza más y más, y la otra polla la complacía estoqueándola duramente hasta el fondo, sin contemplaciones.

-Diosss dame más joder, QUIERO MAS JODER!!, más masssssssssssssss- Pedía una y otra vez retorciéndose, intentando liberar sus manos de los agarres.

-Me voy a correr, OH diossss me corro Edward, me corro- Buscó a su marido.

-Estoy aquí princesa, correte para mi cariño, correte- Pidió Edward acariciándole la cara

-Ohhh siiiiii OH siiiiiiiii ohhh… CARLISLE!!- Gritó Bella a punto de llegar al orgasmo cuando Edward le apartó la venda

-Ohhh joder joderrrr, me corroo- Bella se abandonó al orgasmo con una mezcla de sensaciones, mientras veía a su suegro clavarle la polla con los labios apretados y sus ojos llenos de deseo. Acompañó las embestidas de éste girando sus caderas y aprisionando su polla dentro de su coño, hasta que Carlisle no pudo más.

-Ahhhhhhhhh siiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii siiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhh- Y llenó a Bella de su frío semen, para después llevar su polla a la boca de su nuera y ésta la dejase limpia y brillante.

Edward soltó las manos de su mujer, y abrazó a ésta levantándola de la cama y llevándola al sillón. Donde Bella aún seguía mirando a su suegro.

-¿Estas bien amor?. Pregunto Edward preocupado.

-Cómo… cómo?- Preguntó Bella balbuceando.

-¿Lo sabía?- Terminó la frase su marido y ella asintió en silencio.
-Hace mucho que lo notó, nos pilló mientras cazaba y nos miró escondido. Quiso participar hace tiempo, pero queríamos buscar el momento. ¿Te disgusta cariño?

-Bella cariño- Se acercó Carlisle. -Si te ha disgustado, te pido perdón, pero… es que eres tan apetecible, llevo tanto tiempo deseándote…- Dijo un apesadumbrado Carlisle.

-De ninguna manera- Respondió Bella sonriendo. Pero espero, que la próxima vez te integres del todo. Me encantara verte follar con tus hijos- Le respondió con un brillo pícaro en los ojos.

-¿Es una condición para repetir?- Mira que yo solo quiero tu coño querida.

-No Suegro. Follaras a tus hijos y ellos te follaran, y me follaras a mí después. ¿De acuerdo?- Preguntó seria

-Uhmmm, de acuerdo- Asintió el.

Antes de vestirnos chicos, sugiero algo. Dijo Jasper

-Tú dirás- Respondió Edward

Y Jasper se acercó a su padre y le comió la boca mientras Edward les miraba abrazado a su esposa.

-Esto es para ir situándote- Le dijo Jasper divertido.

-Mmmm creo que si, os voy a follar- Respondió Carlisle cachondo.- ¿Cuándo es la próxima cita?.- Preguntó impaciente por lo que los otros tres rieron.

-La próxima semana Papá, pero si quieres, Jasper y yo podemos ir a buscarte alguna noche al hospital- Dijo Edward guiñándole un ojo.

-Estupenda idea- Respondió este…

-Vamos niños, Esme y Alice nos esperan para ir de compras- Les apremió

1 COMENTARIOS :

  1. lo he publicado a modo de prueba para poner algunos textos largos, espero que no te importe, el blog por ahora esta cerrado solo lo podeis leer las pecoras... cuando acabe de hacer algunos arreglillos, le abrire... muacksss

    ResponderEliminar