Labels

12 mar. 2015

Reseña: Treintañera (y a mucha honra) de Amabile Giusti

Gracias a la editorial por el ejemplar.

Sinopsis:

Carlotta está a punto de cumplir los treinta y se considera una gafe crónica. Sólo llega al metro sesenta con tacones altos, tiene una familia que está completamente loca y no ve en el horizonte a un novio como Dios manda. Y por si eso fuera poco, acaba de dejar su trabajo y ahora se ve obligada a alquilar una de las habitaciones de su apartamento para llegar a fin de mes. Luca, el nuevo inquilino, tiene muchos pros: es escritor, guapísimo y muy simpático, pero en cambio: es desordenado, fuma mucho y suele llevar a sus conquistas a casa. A pesar de que Carlotta nunca lo admitirá, se está enamorando de ese macho depredador que trata a las mujeres como a objetos de un solo uso. Entre su madre pidiéndole que se centre de una vez, un nuevo trabajo que debe inventarse y muchos encuentros cercanos con Luca y sus novias, Carlotta aprenderá que para convencer al resto del mundo de sus posibilidades primero tiene que creer en sí misma y aceptarse tal como es: una mujer verdadera, ni jovencísima ni bellísima, pero llena de determinación y capaz de encontrar su lugar en el mundo.

Reseña:

Estar acercándome a la treintena creo que ha sido un punto a favor para querer leer esta novela, con ese título y esa portada tan divertida.

Nos encontramos con Carlotta una italiana que está a punto de cumplir los 30. Con un trabajo poco estable y mal pagado se ve en la obligación de compartir piso. Viviendo siempre a la sombra de Erika, su hermana y con una madre demasiado neurótica. Sin preverlo se enamora de su inquilino, Luca, ese chico con alma libre que no quiere verse en la monotonía de una relación. Con esta premisa ¿Cómo puede afrontar el día a día? Con sarcasmo, paciencia y grandes amigas.

Es un libro ágil y divertido, donde pronto se le coge cariño a Carlotta porque no es justo que todo la salga mal. Luca es ese amigo que todas están locas por él, pero tu suspiras en silencio, añorando que no vas a poder conseguir más que una intensa amistad. En el resto de personajes no se profundiza mucho, me hubiese gustado saber más cosas sobre Erika y esa conversación final. O sobre Rocky, ese ser tan enigmático al principio.

También eche en falta más romanticismo (igual soy muy ñoña jaja) y un epilogo más alargado en el tiempo. Pero una de las cosas que más me han gustado es que ¡no hay amigo gay! Tan usado en las novelas chik-lit en los que a veces es necesario pero otras estorban, la ausencia del amigo gay de la protagonista le da un punto de originalidad.

Hay algunas erratas o errores ortográficos pero bueno, eso siempre puede corregirse en futuras ediciones.

Treintañera (y a mucha honra) es una novela fresca, divertida y perfecta para echar unas risas. Adecuada para ese momento en el que ves que vas a cambiar de década y piensas “¿Qué estoy haciendo con mi vida?”