Labels

27 ene. 2015

Reseña: Toda la verdad sobre las mentiras de Jose Antonio Palomares


Gracias a la editorial por el ejemplar.



Sinopsis:

En el Madrid de principios de los años 80, una familia de clase media- baja trata de llevar una vida normal a pesar de sus dificultades económicas. TODA LA VERDAD SOBRE LAS MENTIRAS es la historia nostálgica, cómica y tierna de esa familia vista a través de los ojos del hijo mayor.

Recuerdo las cosas más curiosas de mi infancia a principios de los ochenta. No me preguntes por los afluentes más importantes de la Península, ni por las ecuaciones de segundo grado, ni por las Coplas a la muerte de su padre de Jorge Manrique. En cambio, recuerdo el intenso sabor del ColaJet de limón, la rugosidad de las costras en mis rodillas, la barriga de John Wayne en los westerns de Primera Sesión, la ansiedad por conseguir chapas que no estuvieran dobladas o la alegría de ver a Santillana marcar un gol. Recuerdo la manera exacta en que el aliento de mi padre olía a Soberano; y la frase favorita de mi madre: "¿Te crees que soy el bancospaña?". Recuerdo que la felicidad era el primer mordisco del dónut en el recreo de las once. Quizá recuerdo todas esas cosas porque están entrelazadas con el momento en el que descubrí por fin toda la verdad sobre las mentiras de mi familia.

Yo debía de tener once años, o quizá diez, o quizá doce, el día en que papá vendó teatralmente los ojos de mamá con un paño de cocina y la condujo a ciegas al salón...

Reseña:

Cuando supe de este libro me imagine que iba a ser algo totalmente distinto a lo que es. Pensaba en una recopilación de anécdotas y recuerdos de cosas que todos hemos vivido en la infancia. Pero no.

El protagonista, de unos 10 años, nos cuenta el día a día de una familia media-baja en los 80.  La vida vista a través de los ojos de un niño. Esa inocencia y candidez se ve reflejada en cada frase.

Todo comienza con un acontecimiento único, el cambio de la tele en blanco y negro a una tele en color, donde se pueden cambiar los canales apretando un botón del mando a distancia. Pero lo que parece algo feliz lleno de color, se va tornando en oscuridad. Mentiras hiladas, tapadas pero de las que el niño se va dando cuenta, haciéndole madurar a pasos agigantados. Es bonito ver como intenta proteger a su hermano pequeño y como aprende que “no es oro todo lo que reluce”. Los primeros amigos del cole, la primera “novia”, las primeras decepciones: Esos primeros pasos en la vida.

La narración es amena, con toques de humor y situaciones que en algún momento todos hemos vivido. Quien no ha jugado a las canicas o a la peonza en el recreo. O a quien su madre no le ha dicho que al zumo se le van las vitaminas si no se toma rápido.

Quizás, por haber nacido a finales de los 80 hay cosas que se me escapan (¿Qué es la Mirinda?) pero eso no me ha impedido disfrutarla, reírme y añorar ciertas situaciones.


Una novela tierna, divertida y con un puntito de dureza.
Un libro que “no se hace bola”

3 COMENTARIOS :

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. La mirinda, para mi, es la merienda, es para decirlo de forma más infantil. He acabado el libro justo hoy y me ha gustado mucho, sobretodo el final. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La Mirinda es una antigua marca de bebida, tipo Fanta, me lo explico el escritor (No lo he visto nunca jaja). Saludos.

      Eliminar