Labels

22 ene. 2012

Masmadera - El Premio Gordo




¿Y si algo con lo que llevas soñando toda tu vida se hiciera realidad?




Stark llegó a casa como cualquier otro día.

Jueves.

19:15 PM

Tras quitarse el “disfraz” laboral, Stark se puso sus vaqueros, zapatillas cómodas y camiseta desgastada.

Pasó por el baño para lavarse la cara y despejarse. Mojó su pelo con las manos delante del espejo removiéndolo con las manos.

De camino al salón  paró en la cocina para abrir la nevera y saciar un poco el apetito, mas por aburrimiento que por necesidad. La nevera tenía lo mismo de ayer y tendría lo mismo que mañana – Que absurdo abrir todos los días la nevera buscando algo que me apetezca comer si sé que lo que busco no esta – pensó mientras cerraba de nuevo la nevera.

El cenicero en la mesa anunciaba su noche anterior. Noche de ordenador, tele de fondo y un cigarro tras otro hasta caer rendido teniendo las fuerzas suficientes para emprender el camino a la cama.

Encendió el portátil mientras sacaba un cigarro de su paquete, unos golpecitos para apelmazarlo, la tele ya estaba de fondo llenando el silencio de la casa,

Introducir contraseña:

********

Iniciando…

El mechero emitió un chasquido al encenderse y pudo ver su rostro iluminado en la pantalla del ordenador. Madre mía Stark deberías dormir un poco mas – pensó mientras veía el reflejo de su rostro sin apagar aun el mechero.
Sin quitarse el cigarro de la boca comenzó a abrir ventanas en su escritorio, una red social, una página de noticias, su cuenta de correo y el Messenger.

Al momento ya le estaban hablando por el MSN. Sin hacer ni caso a las ventanas abiertas siguió mirando lo que le interesaba hasta que vio la de Sam:

Sam dijo:
-¡Ey!¡Stark! ¿Ya estas en casa?

Stark dijo:
-Acabo de entrar, estoy molido.

Sam dijo:
-¡Oye! Yo acabo de echar la quiniela y estaba pensando ahora bajar a tomar algo donde “el tabernero loco”. ¿Te animas?

Stark dijo:
-¡Hostias! ¡La quiniela!, joder, vale Sam bajo a echarla y nos vemos en el bar. Si tardo mucho búscame…en el Caribe jejeje

Sam dijo:
-Como no estés en media hora lo que haré será llamar a la policía y avisar de tu afición a la botánica…….

Stark dijo:
-Vale vale, ya pillo el mensaje, yo pongo la hierba y tú vete pidiendo los botellines.

Sam dijo:
-Hecho, nos vemos ahora ;)

Stark dijo:
-Hasta ahora artista, cierro que no llego.


19:35 PM

No apagó  ni el ordenador. Se limitó a bajar la pantalla, se levantó mientras apagaba el cigarro de mala manera en el cenicero, cogió las llaves, la cartera y salio por la puerta a toda prisa.

-¡Joder!, la hierba –dijo cuando ya había cerrado la puerta.

Entró, cogió su bote de carrete fotográfico negro a rebosar de “maría” mientras pensaba…- lo que se pierde la fotografía digital.

19:40 PM

El calor era insoportable en la calle pero él ya solo pensaba en los 10 minutos andando a la administración, los 10 minutos de vuelta al barrio y en ese rico botellin, frío, resbaladizo por la humedad del contraste entre el frío de la cámara y el calor de la calle, en el saludo a Sam que estaría esperándole como agua de mayo, en empezar a dar uso a su “maría” y en que la tarde pasaría volando entre risas y botellines.

19:50 PM

¡La virgen! – pensó mientras ponía el primer pie dentro de la administración – cinco personas aun y casi las 20:00 PM Aprovechó que cuatro de ellos aun rellenaban sus boletos y se puso rápidamente detrás de una señora ya mayor. Tendría unos 70 años, vestida de negro, bastón en mano, pelo blanco, con dulce vocecilla, sonrisa tierna pero…..más lenta que un caracol con sobrepeso.

A la derecha había a un hombre corpulento, calvo, bigote espeso bajo la nariz, no aparentaba más de cuarenta años, bien vestido, corbata, traje, maletín, un “corbatas” en toda regla aparentemente normal. Al lado de este había una chica de barrio, lo que vulgarmente hubiera denominado como una “chony”.

En la izquierda sobre el poyete estaba “Simón” era un vagabundo del barrio, majete, que nunca buscaba problemas, todo el barrio le conocía, le ayudaban dándole comida, sobras, ropa vieja, mantas, vino e incluso Stark algún cogollito para ayudarle a relajarse.

Al lado de “Simón” había un guarda de seguridad que aun iba vestido con su uniforme, iría al trabajo o vendría de el. La cara era cansada quizás por la poca gana de empezar su jornada o por el cansancio de haber terminado su turno de 12 horas en alguna garita solitaria. No tendría mas de 35 años, delgado y alto como un jugador de baloncesto.

19:55 PM

-Buenas tardes Mary – decía con su voz pausada y sin prisas la dulce anciana a la encargada del local.

-Hola Rose, ¿Qué tal vamos esta semana?, ¿todo bien? – disparaba preguntas mecánicamente.

-Bien, bien, no me quejo Mary, a echar la quinielita a ver si por lo menos dejamos a los hijos apañados –dijo entre sonrisas.

Stark por dentro solo pensaba – venga, venga, señoras, no se me líen que me están esperando.

20:00 PM

Stark se acerca a la ventanilla mientras Rose se aparta a un lado para guardar sus boletos, despacio, sin prisa, pausadamente.

-Buenas tardes – mientras pasaba sus boletos por debajo de la ventanilla.

-Por los pelos chico, pero bueno, durante unas horas podrás soñar que te harás millonario hoy mismo.

-¿Me puede comprobar también este boleto de la semana anterior? – pregunto rápidamente para evitar conversación.

-Claro, ahora mismo, esto son 10 €. Ahora a ver si sale algo por aquí.

Mary agarró el boleto a comprobar, dio a un botoncito en la máquina e introdujo el boleto en la misma.

Stark guardaba sus boletos mientras la empleada no articulaba palabra, sus ojos estaban fijos en la máquina como si hubiera visto al mismísimo Satanás en la pantalla. Inmediatamente su rostro cambio de anonadado a dibujar una sonrisa en la cara y soltar un: 

-¡Enhorabuena!, parece que no vas a tener que seguir soñando muchacho.

Lo dijo tan alto que automáticamente las cinco personas presentes en la administración giraron sus cabezas para ver el por qué de tanta alegría y entusiasmo por parte de Mary.

Stark empezó a ponerse nervioso.

-¿Cuánto me ha tocado? ¿Es mucho? ¿Hay más acertantes? – ahora era él la ametralladora de preguntas.

Las cinco personas estaban ya agolpadas alrededor de él.

Rose le devolvió el boleto mientras su mano temblaba.

-Mira muchacho, cuando los premios son superiores a 3.000,00 €, no los pagamos aquí y no estamos autorizados a decir el importe por el que esta premiado el boleto. ¡Dios mío! – Decía entusiasmada- si este boleto fuera mío, estaría dando saltos de alegría y cerrando este jodido local para no abrirlo nunca más, pero…yo es que me conformo con poco – dijo sonriendo y guiñándole el ojo.

Las cinco personas no paraban de darle la enhorabuena y golpearle en la espalda. Parecía que les hubiera tocado a ellos. Stark se mantenía inmóvil con una mano sujetando el boleto, la cabeza llena de preguntas y dudas que le taladraban parar. Las sensaciones todas juntas. Solo contestaba como un robot – gracias, gracias, gracias…

20:10 PM


Todo se había calmado ya, cada una de las cinco personas había vuelto a lo que hacían anteriormente. Rellenar sus boletos, pasar por ventanilla  y la señora Rose que no le quitaba ojo de encima con una sonrisa maternal como si estuviera viendo a su propio hijo cumpliendo un sueño.

Seguía inmóvil con el boleto en la mano pero ya con una sonrisa en la boca que no podía borrar.

De pronto se dio cuenta de que las miradas de las otras cuatro personas no eran tan alegres como antes, solo sonreían si sus ojos se cruzaban con los de él.

¿Pero? Un momento. Stark fue cambiando sus ojos de mano en mano, observo las manos de las cuatros personas y como si tuviera un zoom en la mirada se dio cuenta de que todos, absolutamente todos, tenían ya sus boletos rellenos, esquivaban su mirada y si sus ojos se cruzaban esbozaban una sonrisilla como si se alegraran por él.

A su izquierda la abuelita seguía con su misma mirada maternal. Empezó a ponerse nervioso, las miradas se cruzaban, se sentía intimidado por ellas, veía como le sonreían y bajaban la mirada inmediatamente a su boleto y volvían a hacer que seguían rellenándolo. Pero ¡Joder! ¡Ya los tenían rellenos!, ¿Por qué no se movían? ¿Por qué seguían disimulando? ¿Por qué la jodida abuela no borraba su sonrisa y emprendía su camino de vuelta a casa?

La “chony” no paraba de sonreírle pero de otra manera, a la vez que dejaba que el tirante de la camiseta se bajara dándole a entender que debajo de esa camiseta no había ropa interior que protegiera su piel.

La mirada de Simón era distinta, sus manos bajo esos guantes cortados que dejaban asomar sus dedos sucios temblaban, la sonrisa era nerviosa, la cara curtida parecía mas marcada hoy, sus ojos ensangrentados por el vino que corría por su cuerpo no expresaban la sonrisa que dedicaba  a Stark dejando ver su dentadura amarilla y mellada.

El segurata no paraba de dar golpecitos con su pie como si tuviera un “tic” nervioso y tampoco le perdía de vista. Disimulaba poniendo cara de duda mirando hacia el techo como si pensara que última casilla marcar con una “x” pero la vista de Stark había contado las casillas marcadas y estaban todas.

Stark intento no cambiar su sonrisa mientras en su cabeza pensaba…” ¡llevo un bonito cheque al portador en el bolsillo que cualquiera mataría por el!”

Joder Stark se te va la olla, empiezas a ponerte paranoico, vete a casa, esconde el boleto, mira en Internet cuanto te ha tocado, mejor no, te pondrías mas nervioso,  cálmate  y baja a relajarte con Sam, mañana te encargaras de que el boleto se transforme en una maravillosa cifra en tu cuenta corriente y de momento no se lo cuentes a nadie, actúa con normalidad.

Mientras, avanzaba hacia la puerta guardándose el boleto en la cartera y la cartera en su bolsillo de delante del pantalón en vez de en el de detrás como acostumbraba a hacer.

20:15 PM

Solo se había alejado diez metros de la puerta cuando se sobresalto de golpe.

-¡Redios! – mientras se paraba en seco.

La vibración de su móvil le había provocado casi un paro cardiaco.

-¿Qué pasa Stark? Ha pasado media hora, más diez minutos de cortesía. ¿Dónde cojones te metes? Al final me voy a coger un moco yo solo que cuando llegues me vas a encontrar tirado en el suelo cojones – la voz de Sam desde luego daba fe a sus palabras.

-Ya voy tío, paso por casa cinco minutos y salgo – dijo intentando que no se notara el nerviosismo de su voz.

Mientras hablaba se dio la vuelta, allí estaban, parados en seco, la chony, el corbatas, el segurata, Simón y la abuelita con su misma sonrisa, incluso la empleada estaba echando ya el cierre.

El corbatas hablaba con el segurata mientras iban de un lado a otro. La chony se agacho a atarse el cordón mientras dejaba ver el tanga mínimo que cubría su entrepierna dedicándole una sonrisa de nuevo y Simón simplemente se sentó rápidamente extendiendo su mano con su gesto habitual de pedir limosna.

Su mirada se recreó en las vistas que le dedicaba la “chony” unos segundos, colgó el teléfono y se giró rápidamente para seguir su camino.

-¡Perdón señora! – se giró tan rápido y precipitadamente que casi arrolla a una anciana en su camino – no la había visto.

¡No puede ser!, era la señora Rose, otra vez cruzándose en su camino, ¿Cómo había llegado tan rápido hasta aquí?  y con la misma sonrisa maternal que ya empezaba a parecerle a Stark mas de vieja loca que de inocente ancianita.

-No te preocupes muchacho, corre, corre, que tienes mucho que celebrar – decía sin borrar su sonrisa – yo ya soy mayor y no tendría tiempo ni de empezar a disfrutarlo, ahora, que si fuera unos años mas joven no dudaría en matar por lo que llevas en el bolsillo – en estas últimas palabras la sonrisa se torno en un rostro serio, sobrecogedor e incluso amenazante a ojos de Stark.

-Bueno, no te entretengo – dijo Rose volviendo a dibujar su sonrisa – Hasta otro día mocete.

-Hasta luego señora – respondió Stark casi tartamudeando.

20:25 PM

Ya andaba a mitad de camino hacia su casa, siempre echando un ojo hacia atrás para comprobar que no le seguía nadie. Estaba mas tranquilo, no había ni rastro de los cuatro “personajes” y su cabeza solo pensaba en saber lo que le valía ese boleto para empezar a hacer planes... dejar el trabajo a lo grande, no preocuparse por el dinero, comprar esto, aquello, lo de más allá. Su cabeza ya se recuperaba y ahora solo se concentraba en contener la alegría que llevaba dentro para no ir dando saltos por la calle al estilo de “La Casa de la Pradera” bajando entre hierba verde y fresca. ¡Hierba! Si, era lo que necesitaba ahora, subiría a su casa, pondría el boleto a buen recaudo y se bajaría a evadir la mente hasta el día siguiente.

Por fin estaba a menos de diez metros del portal, acercándose mientras sacaba las llaves del bolsillo, una última miranda y ni rastro de nadie. Abrió la puerta del portal y se dirigió al ascensor, la puerta de este estaba casi cerrada cuando una mano se coló en medio rápidamente para impedir que se cerrara.

-¡Anda! Que casualidad, ¿también vives en este bloque? – La “chony” ya estaba dentro del ascensor, los dos solos, la puerta cerrada y unos segundos de silencio - ¿A qué piso vas? Que casualidad ¿no? No me sonaba tu cara y hoy nos encontramos dos veces y encima vivimos en el mismo bloque.

-Si, menuda casualidad – su cara debía expresar su incredulidad – Voy al 11 – contesto al fin como si despertara de un sueño. Mientras, pensaba que si que podría ser una casualidad, nunca reparaba en los vecinos, se limita a dar los buenos días, no socializar mucho con ellos y el bloque era lo suficientemente grande como para no conocer a todos.

-Por cierto me llamo Eva.

-Encantado Eva, yo soy Stark.

El ascensor parecía más lento que nunca.

Eva se acerco inmediatamente a darle dos besos, el primer beso fue pausado, lento, suave y muy pegado a la comisura de sus labios. Sus labios desprendían calor, eran suaves, precisos y bastante agradables.

La mano de Eva rozo la de Stark mientras sus labios cambiaban de mejilla, se acercaba a su piel pero este beso se acerco más al oído que a su mejilla. Eva le susurró en el oído ¿has soñado alguna vez con tocar algo tan húmedo como esto en el ascensor de tu casa?

Sin que Stark casi se hubiera dado cuenta Eva había cogido su mano poniéndola entre sus piernas. Manejaba uno de sus dedos como si de un juguete se tratara, deslizándose por la humedad de su sexo de abajo a arriba para acabar ejerciendo una presión en su clítoris que hizo que Eva lanzara un pequeño gemido pegado al oído de Stark, Notaba el aliento de la boca en el lóbulo a la vez que notaba el dedo húmedo, caliente, resbaladizo y que ahora Eva volvía a bajar para empujarlo e introducirlo de golpe en su empapado sexo.

El gemido de Eva fue más alto, no pudo contenerse y mordió la oreja de Stark con la fuerza suficiente como para que notara dolor, pero su dedo estaba ya por completo dentro de Eva y ese dolor en el lóbulo hizo que Stark se excitara más todavía.

Sin sacar su mano del sexo de Eva la empujó con fuerza contra la puerta. Su dedo la penetró con fuerza casi elevándola del suelo mientras ella empezaba a gemir con más fuerza y abrir sus piernas para darle toda la libertad que necesitara su mano para jugar con ella.

Stark le cogió la mano y la puso contra su pantalón para que ella notara su dureza. Eva no esperó a disfrutarla sin tela de por medio, deslizo su mano por debajo para notar piel con piel su miembro en la mano. No paraba de moverla al mismo ritmo que notaba ahora dos dedos de Stark penetrándola, le empujo con fuerza contra la botonera del ascensor, le miro a los ojos con una mirada directa mientras su mano pulsaba el botón de parada. En menos de dos segundos había desabrochado el pantalón de Stark y bajaba por su pecho sin apartar su mirada de él. En cuanto sus manos estuvieron en la cadera de Stark bajó con un golpe seco sus pantalones y la ropa interior. Ella estaba de rodillas, su cara cerca de su duro pene que se erguía orgulloso y los ojos clavados en los de él. Los labios de Eva se deslizaron por la longitud del miembro de Stark de abajo a arriba y repetía otra vez, dejando que notara la humedad de su lengua mientras sus labios lo envolvían totalmente. Eva puso sus labios en la punta del miembro de Stark y los cerró con fuerza sin introducirla dentro de su boca. La mirada de Eva clavada en los ojos de Stark, le cogió las manos poniéndolas entre su pelo y Stark empujo notando como toda su longitud entraba en la boca húmeda y caliente de ella.

No pudo evitar lanzar un gemido al notar tanto calor y humedad en su sexo, el movimiento se repetía una y otra vez, estaba apunto de reventar, de dejarse llevar. Eva no paraba, sus ojos expresaban la excitación de sentir eso en su boca. Stark se movía sin parar, no aguantaba mas, la cogió y la subió con fuerza hacia su boca, la beso desesperadamente, la dio la vuelta poniéndola contra la pared del ascensor, su mano se introdujo entre sus piernas y de un tirón rompió por la mitad el tanga quedando solo enganchado a su cintura. La mano de Stark subió por su cadera, pasando por sus senos, elevándolos entre sus manos hasta acabar agarrando su hombro. Eva notaba ya la dureza de Stark entre sus piernas, la mano agarró su hombro abrazándola con mas fuerza y de un empujón pudo notar como su mas que duro pene se deslizaba abriéndose paso por el interior de ella, los dos se movieron compulsivamente sin parar, cada vez mas rápido, las embestidas mas fuertes, ella no podía mas. Notaba como su sexo se hinchaba mientras él no paraba de entrar y salir de ella, abriéndolo en cada embestida por mas estrecho que se volviera este, en la última embestida no pudo resistirse mas y Eva se corrió mojando mas su sexo a la vez que lanzaba un grito de placer. Stark estaba apunto de reventar y se apresuro a salir de ella para derramarse sobre su trasero, Ella noto el calor y le mantuvo pegado a ella hasta que notó que había derramado hasta la ultima gota de su fluido sobre ella.

Los dos estaban extasiados, ella seguía contra la pared, él sobre ella y en el silencio solo se oía sus respiraciones acompasadas, cada vez más pausadas, relajándose poco a poco. Después de unos segundos Stark subió sus pantalones,  ella se coloco la ropa, bajo su falta y su camiseta, se miraron, pusieron el ascensor en marcha y este se paro en el piso 11.

-Bueno, tu piso – dijo ella con una sonrisa picara en la boca.

-¿A que piso vas tú? – contesto él mientras miraba la botonera del ascensor saliendo del ascensor.

-No te preocupes, en realidad…no vivo aquí – dijo guiñándole un ojo – pero cuando quieras podemos repetir el viajecito – dejo un papelito con su teléfono en el  bolsillo del pantalón - ¡Por cierto! Yo matar no mataría por tu premio pero ya sabes lo bien que lo podríamos pasar juntos.

Nada mas terminar su frase la puerta del ascensor se cerró y Stark vio como bajaba lentamente.

20:40 PM

Iba a entrar en su casa a esconder el boleto pero se dio cuenta de que allí no estaría seguro, la chony conocía donde vivía, no podía dejar allí su premio y estar tranquilamente tomando unos botellines mientras podían estar desvalijando su casa.

Bajó por la escalera para evitar cruzarse en el ascensor con alguien. Salió al portal mirando hacia todos los lados, no parecía haber rastro de nadie, por la calle andaba volviendo su cabeza a cada segundo y ya al fondo de la calle pudo ver a Sam, botellin en mano, sentado en la escalera de fuera del bar.

-¡Jooooooder Stark! Ya era hora tío – le dijo mientras se daban un apretón de manos – Anda pasa y pídete algo.

-Si yo te contara – le dijo con un tono que expresaba un cansancio extremo – bueno voy a pedirme algo – ya relajado como si estuviera totalmente a salvo.

-¡Eh! espera, espera – grito Sam sin levantarse del sitio – déjame la hierba y me voy haciendo uno

Stark soltó una carcajada mientras le lanzaba el botecito negro de plástico.

-Maaaaaaarchando biturbo doble boquilla para el chico de la camiseta gastada – Sam ya tenia una sonrisa de oreja a oreja con aquello en la mano y sin vacilar un momento se puso al lió.

-¡Tabernero! Una de mero – grito Stark desde la puerta.

Antes de que terminara su grito ya tenía un botellin en la barra. Se acerco y se lo bebió casi sin respirar.

-"Taberno", estás tardando en ponerme otro – pidió totalmente reconfortado.

-¿Qué tal Stark? Ya llevas tiempo sin pasar por aquí –  se movía rápidamente a lo largo de la barra – tienes a Sam desesperadito ya.

-Nah, que se joda – mientras se reía – lo que le tenia desesperado ya lo tiene entre las manos.

-¡Joder! ¿Ya estáis liaos?, dejarlo para el fin de semana desagraciaos – mientras iba al fondo del bar a atender a otros clientes – en cuanto tengo un minuto salgo y nos ponemos al día.

-Déjalo ya si eso para el fin de semana…”desgraciao” – contesto Stark mientras sostenía la puerta con un mano entre risas y dos botellines en la otra.

-Gracias – oyó que le decía la voz de alguien que aprovechaba que sujetaba la puerta para entrar al bar en ese momento - ¿ya lo estas celebrando?

Al oír esa frase casi se le caen los botellines al suelo, ahí estaba el segurata, detrás de él iba el corbatas, los dos juntos como si se conocieran de toda la vida.

-Si, si, celebrándolo tomando algo – dijo tartamudeando – ¡Andrés! - grito al “tabernero loco” - ponles lo que te pidan que están invitados.

Andrés casi no le hizo ni caso, de hecho, era la primera vez que Stark le llamaba por su verdadero nombre.

-Muchas gracias – contestó el corbatas ya con un pie dentro del bar – nos vemos.

21:00 PM

Stark salió del bar mirando el reloj, estaba temblando y su cabeza no le permitía pensar con claridad. A través de la cristalera veía que no le quitaban ojo. ¿Nos vemos? ¿Qué quería decir con ese “nos vemos”? Empezaba a ponerse nervioso.

Le dio los botellines a Sam y entró un momento al baño a refrescarse, no paraba de pensar como actuar, que hacer, como aguantar hasta el día siguiente, como librarse del segurata y el corbatas que estaban en la barra del bar. Se volvió a mojar la cara y salió del baño apresurado con el móvil en la mano.

Sam se despedía de estar hablando con alguien que ahora doblaba la calle donde estaba el bar y le tendió el botellin a Stark que se lo bebió casi de un trago sin respirar.

-¡Venga Stark! – dijo Sam sonriendo – hasta el fondo, que no quede ni una gota – bebiéndose él el suyo de la misma manera.

Stark quitó de la mano el canuto a Sam, aspiró su humo con ansia, se lo volvió a pasar, apuro el botellin y empezó a hablar con él.

-Sam, no me acordaba pero... ya había quedado hoy  – intentaba decirlo tranquilo – me ha saltado un mensaje en el móvil ahora mientras estaba en el baño.

-¿Con quién has quedado? Cuenta cuenta cuenta – decía con aire de alcahueta - ¿con la del garito del sábado?

-Como me conoces – le contesto a media sonrisa – me piro ya, no pagues nada que ya está avisado de que lo me lo apunte a mi todo.

-Anda tira no llegues tarde – le contesto Sam – y deja el pabellón alto – entre risas.

-Te llamaré que mañana la montamos gorda – mientras iba ya calle abajo – hablamos.

-Gorda no, gordísima – esbozo una sonrisa y se levanto para pedir de nuevo en el bar.

Mientras daba la calada al canuto que quito de la mano a Sam había pensado que no podía involucrar a su amigo en esto, mejor una retirada, ir a su casa, hacer fuerte en ella y mañana salir corriendo a dejar el boleto depositado en un banco o donde fuera pero ya sin riesgo de nada, entonces le llamaría y se pillarían la borrachera de su vida por todo lo alto. Solo tendría que aguantar hasta la mañana siguiente a la hora que abriera el banco más cercano.

21:20 PM

Stark había llegado a casa, nadie le había seguido, la puerta estaba cerrada por dentro, se desplomo en el sofá, estaba exhausto, cansado, agotado y por fin se relajo, resoplo, noto como su cuerpo se calmaba, se le nublaba la vista, se notaba pesado, mas cansado de lo habitual, casi no podía mantener sus ojos abiertos, se estaba quedando dormido, no se encontraba bien, la visión se le nublaba mas aun, su cuerpo pesaba mas de lo habitual, las imágenes se cruzaban en su mente, el boleto, la chony, el ascensor, el corbatas, Sam, Rose, todo era confuso.

Sin saber porque en su estado de ensimismamiento le vino a la cabeza el momento en que el corbatas y el segurata entraron en el bar, él estaba nervioso y no podía oír nada, solo le retumbaba en la cabeza el “nos vemos” pero de repente como si lo estuviera viviendo oyó al tabernero como les saludaba diciendo - ¡hombre! Los hermanos Tonneti juntos, ¿lo de siempre?

Dios Stark, estas muy cansado, solo eran hermanos, no iban a por ti, esto te está afectando, estás paranoico, eran hermanos, eran hermanos, eran hermanos, eran hermanos... Las palabras se repetían en su mente haciendo que una sonrisa llegara a su boca por lo estúpida de la situación y la paranoia que se había montado, se relajó mas viendo que no tenia peligro, eran hermanos, eran hermanos, eran hermanos…Sus ojos se fueron cerrando, no tenia fuerzas para mover ni un dedo, sus ojos estaban cerrados del todo, eran hermanos, eran hermanos, eran hermanos... El negro lleno su mente, no sentía nada de su cuerpo, las palabras en su mente cada vez eran mas flojas, mas bajas, mas silenciosas, todo se volvió negro, no sintió nada…Su respiración se fue consumiendo poco a poco…Su corazón se paró.

Viernes.

10:00 AM

Sam salió de su casa, cerro con llave la puerta, guardo sus llaves en el bolsillo y sus manos tropezaron con el botecito negro de “maría”, la sonrisa se le dibujo en la cara, lo agarro con fuerza, ahí esta la hierba –pensó- ahí esta esa hierba – siguió pensado – ahí esta la felicidad, ahí esta…el boleto que escondió Stark.

Justo antes de cerrarse la puerta una mano lo impidió, una anciana de unos 70 años, vestida de negro, pelo blanco, bastón en mano y con una sonrisa maternal entro en el ascensor mirándole a los ojos.

Se hizo el silencio en el ascensor, la puerta se cerró, el ascensor bajaba lentamente.

Sam se acerco a la anciana, le dio un beso y dijo:

- Buenos días mamá.




FIN






7 COMENTARIOS :

  1. Bueno... quien dijo que este era un mundillo exclusivo de féminas?? Aqui teneis la prueba de que no... de que hay chicos, algunos, que tambien tienen inquietudes literarias.

    Masmadera me ha autorizado a que os enseñe una pequeña muestra de las locuras que le pasan por la cabeza jejeje y aunque es algo timido y no sé si llegará a asomar la patita por aqui, os aseguro que tiene muchas ideas en mente que terminarán convirtiéndose en magnificos relatos. Y personalmente espero que nos siga dejando verlos por este blog.

    Masmadera...!! Va por ti colega...!! jejejje

    ResponderEliminar
  2. de lujo...claro que si, ellos tambien tiene ambicion literaria, me ha dejado pasmada... espero leer mas cosucas de masmadera... y que se anima a pasarse por aqui...;)

    ResponderEliminar
  3. Pues me ha encantado, así que le animo a siga escribiendo, que tiene talento!!

    ResponderEliminar
  4. JOder!!! iba yo a entrar pa ver si era muy largo y al final me lo he leido del tiron!!! Engancha desde el primer momento y joder desde q le dice Mary q le ha tocado el boleto q nervios y q tesion colega!!! Y to pa llegar al final... y no me he enterao de na \O.O/(Maiki pon los putos emoticonos)Pues eso... q no me he enterao!!! ahora me vuelvo a leer el inal por q no me entero de q ha pasao jejejeje soy lo peor!!!!

    ResponderEliminar
  5. Oye una cosa... aqui se pueden meter spoilers???? por q lo estoy flipando de verdad O.O

    ResponderEliminar
  6. Jajajajjaja....!! eres la leche nena XD ANSIOSA...!! ves como no se pueden leer las cosas deprisa y corriendo??

    Yo estoy a favor de meter spoilers... el que no lo haya leido que se joa y lo lea antes de ver los comentarios jejejeeje

    Una pista... el momento botellines es clave para saber qué coño ha pasado...!! Tate al loro...!!

    Muacks

    ResponderEliminar
  7. Asomo la patita!!! También a favor de los spoiler, así se aclaran dudas y si alguien lee antes los comentarios por curios@ puuuuuuuues ya se sabe lo que pasa con la curiosidad...lo dice un curioso por naturaleza.

    Estoy todavía O.O y en estado de shock de ver algo que he pario colgado en un blog y con comentarios como : “me ha dejado pasmada” , “me ha encantado” , “engancha desde el primer momento” incluido el "no me he enterao de nah" jejeje, creo que lo lie al final un poco, pero si, ojo a los botellines jejeje

    Me dejan boquiabierto totalmente porque animan muchísimo!!! Gracias por leerlo y comentarlo.

    Por no decir nah de lo de "muchas ideas en mente que terminarán convirtiéndose en magnificos relatos"

    Alada!!! menuda presentación, guauuuuuuu!!! otra vez...Mushshshas gracias colega!!!!

    ResponderEliminar